Confianza, no se pide, se gana

Suelo utilizar una fórmula ultrasimplificada de mi modelo para explicar las tres patas fundamentales de una Marca Personal. Lo llamo RECONO o fórmula del RECONOcimiento.

Es el producto de tres factores:

RElevancia: Es la utilidad de lo que haces, el valor o el beneficio que proporcionas. Si no eres capaz de generar un cambio positivo, entonces esta variable carece de valor.

COnfianza: Es la capacidad de conseguir que la gente crea en lo que dices y lo que haces. Para mí, es el corazón de una estrategia de Branding Personal. Si eres bueno/a en algo pero nadie se fía de ti, entonces será difícil que te elijan.

NOtoriedad: Es el elemento relacionado con la Visibilidad, el Marketing Personal. Es el que está más de moda gracias a Internet y también el más atractivo para mucha gente.

Te decía antes que este modelo es un producto, no una suma de factores, porque yo lo veo así:

Relevancia x Confianza x Notoriedad

Me he acordado de esta fórmula porque cada día, debido a esta pandemia, estamos viendo como se aplica, para mal, por parte de los políticos que parece que no entienden que no basta con poner todos los huevos en una de las tres cestas.

Si vemos como están actuando nuestros gobernantes, está claro que su capacidad para resolver problemas (o al menos, para no crear más) no es que no llegue al aprobado, es que directamente merecen un cero. Su RELEVANCIA, su valor como gestores es nula.

En cuanto a la CONFIANZA, está claro que es algo que ni tienen ni se les espera. Te puedes fiar de alguien que es coherente, que tienes valores claros y los defiende y mantiene, que ha demostrado a lo largo de su trayectoria. Sin embargo, vemos como una decisión tomada por la mañana es cambiada a mediodía, algo que se supone que es una “línea roja”, desaparece sin más.

Pero da la sensación de que todo lo fían a la tercera variable, la NOTORIEDAD, la propaganda, el puto relato. Supongo que sus asesores les aconsejan que estén todo el día en los medios, repitiendo mantras, ideas, mentiras, eligiendo lo poco positivo y escondiendo lo dramático. Y da la sensación de que les funciona, al menos entre sus “stakeholders”, sus clientes, seguidores/fans. Se parece mucho a aquello de “si sale en la tele, será bueno”.

Pero como te digo, esta fórmula es la multiplicación de esas tres variables. Así que, si una de ellas es cero, el resultado también lo será.

Podría darse otra situación para un/a buen profesional que quede estancado o fuera de juego en el mercado laboral. Quizás esa persona sea excelente en su trabajo (RELEVANCIA), haberse labrado una gran reputación de fiabilidad (CONFIANZA), pero estar completamente en la sombra porque nunca se ha preocupado de dar a conocer su trabajo (NOTORIEDAD). Si este último factor es cero, el resultado también será nulo.

Los políticos tienen tendencia a repetir aquello de “pedimos tu confianza”, pero no parecen entender, o quizás sí, que la confianza no se pide, se gana. Pero claro, eso es como pedir peras al olmo.

Si quieres generar credibilidad como profesional en una situación en la que es más necesaria que nunca, aquí tienes algunas recomendaciones.

Presenta el aspecto adecuado

Presenta un aspecto adecuado y similar al del entorno. Cuando vamos a realizar una entrevista de trabajo, a hablar en público o a mantener una reunión comercial, tenemos muy interiorizado que debemos presentar un aspecto acorde con el de las personas con las que vamos a interactuar. La razón es sencilla, si nuestra apariencia no encaja con la de quienes nos relacionamos, vamos a ser vistos con sospecha. Así que, lo recomendable es tratar de mimetizarnos con el entorno.

Comparte contenido valioso

El contenido es la forma de demostrar que puedes hacer lo que dices que haces. Al crear contenido significativo y estimulante, estás construyendo un puente para vender tu trabajo.

Recopila y proporciona pruebas y muestras de acciones y logros

En muchas ocasiones los clientes no saben lo que puedes llegar a hacer. Si en una reunión o en cualquier momento en el que estés con un cliente potencial detectas una necesidad, trata de ofrecerle un plan improvisado sobre lo que tú harías.

Es el equivalente a la muestra de detergente, no les va a solucionar el problema pero van a ver lo que eres capaz de hacer. Ofrece tus consejos y experiencia en áreas en las que tus clientes y empleadores no tengan preparación.

Aporta pruebas, historias o datos. Fotos o vídeos de eventos, testimonios de clientes.

Se trata de ponerles la miel en los labios y que tengan la sensación de que si no te llaman piensen que se pierden algo bueno.

Adquiere experiencia

Cuanto más tiempo lleves, más credibilidad transmitirás. Es el clásico, “casa fundada en 1945”. La confianza crece con el tiempo.

Cuanto más directo es el contacto, más confianza y conexión se genera

Las personas elegimos a otras personas en las que confiamos y con las que establecemos una sintonía, o como se suele decir, cuando existe química. Por eso, el Networking cara a cara consigue que ese efecto de credibilidad y conexión personal sea mucho fuerte que en las Redes Sociales u otro tipo de canales indirectos.

Estas son sólo algunas de las formas de conseguir que alguien crea en tu trabajo y en ti. Hay muchas otras formas (seguidores, aparecer en los medios, las personas con las que te asocian,…) pero ya hablaremos de ellas otro día.

Fuente: Blog de Andrés Pérez Ortega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s